TITULOS
Traslasierra

Por qué, sí por Maldonado y jamás por Marisol y Luz Morena

Publicado el dia 30/08/2017 a las 14h18min | Actualizado dia 01/09/2017 às 11h11min
La pregunta es imposible de no generársela, cuando uno ve como la militancia despliega un ejército de supuestos defensores, de hecho.

Por Alejandro Jeandet

Por qué, sí por Maldonado y jamás por Marisol y Luz Morena, la pregunta es imposible de no generársela, cuando uno ve como la militancia despliega un ejército de supuestos defensores, de hecho. Las comparaciones son siempre odiosas, y más cuando se tratan de injusticias, preguntas sin respuestas y lo peor, cuando las estructuras de reclamos hacen que, una demanda quede al tamaño de la indiferencia absoluta.

Hoy los gremios docentes del país, en la jornada en que la ONU conmemora, el día del detenido desaparecido, avanzaron solicitando a sus afiliados para que instalen el caso Maldonado en sus aulas. No fue una sugerencia, fue una estrategia política, entregando cuadernillos para debatir y dar cátedra, no solo en el nivel secundario o terciario, el mismo es, desde el jardín de infantes.

En el caso de nuestro valle, no vi a ninguna escuela fuera de sus obligaciones a debatir el caso de Luz Morena o el de su madre, ni mucho menos, solo vi más que a los íntimos amigos y familiares marchar entre las sierras. Caminando desde Villa de Las Rosas a Villa Dolores, de Los Hornillos a Villa Cura Brochero transitando entre la banquina de la Ruta 14, no vi a ningún político caminar ni acompañar la causa, nadie, ni siquiera un vecino se arrimo a alcanzar un vaso de agua en el trayecto que llevaba a los manifestantes hasta el agotamiento crónico.

El caso de Santiago Maldonado, como el de Marisol Rearte y Luz Morena Oliva, son casos aún no resueltos, en el primero, el principal sospechado es una supuesta detención de Gendarmería nacional y por carácter transitivo el propio estado nacional. Ahora, en el caso de Marisol y Luz Morena, aquí no se sabe absolutamente nada, a ellas se las tragó la tierra en el Valle de Traslasierra, y aquí no solo es responsabilidad del estado provincial, sino es una causa nacional, puesto que no podemos admitir que una madre y su hija se desdibujen, así como así.

Por otro lado, está muy bien que la sociedad se comprometa y diga basta a una situación inadmisible en un mundo entre comillas de libertad, de democracia y garantías constitucionales. Pero, me resulta muy ulcerante, ver como vecinos de nuestro valle, se montan en campañas nacionales, cuando aquí, somos todos testigos, que el caso Rearte/Oliva pasó casi desapercibido en su tiempo y hoy, es solo una lucha unifamiliar.

Quién o cuáles son los factores que determinan que algo es realmente relevante como para hacer tambalear todos los estantes de nuestra sociedad, salir, caminar, convocar a marchar, imprimir carteles y llenar horas de aire hablando de un caso u otro. No es hora de que esa misma fuerza que desplegamos, esa misma que nos hace detenernos en nuestra rutina, la que nos da permiso de caminar junto a otro desconocido, sacarnos selfie, y plagar de reclamos e hipótesis las redes sociales, salgamos a exigirle al único poder monárquico, que cambie e impulse una adecuada reforma en su estructura.

Por si alguien no lo entendió, no es tiempo de que el poder judicial se vista de siglo XXI, que utilice herramientas  adecuadas, que pueda dar respuestas a cosas evidentes, que actué, investigue e imparta justicia. Para que nadie tenga necesidad alguna de que un jugador, un artista, una hinchada o barriada, salga con la camiseta de una víctima, no es tiempo de que los señores políticos trabajen para impulsar esas reformas tan necesarias y avancemos rumbo a un estado plenamente democrático en todos sus aspectos.-

Después de 4 años se realizaron rastrillajes en búsqueda de Marisol y Luz Morena

Fuente: Cadena Mediterránea