TITULOS
Regionales

Villa Sarmiento | “No recibo ninguna ayuda del gobierno”

Publicado el dia 25/10/2018 a las 23h57min | Actualizado dia 30/10/2018 às 01h06min
La afirmación le corresponde a la única sobreviviente de la masacre cometida por Federico Cortez, en donde dejaba gravemente herida a Yohana Castro quien era la ex pareja.

Por Alejandro Jeandet

Villa Sarmiento | “No recibo ninguna ayuda del gobierno”, la afirmación le corresponde a la única sobreviviente de la masacre cometida por Federico Cortez, en donde dejaba gravemente herida a Yohana Castro quien era la ex pareja. La mujer quien se encuentra en plena recuperación, el último miércoles 24 de octubre concurrió al estudio mayor de Radio Stylo y brindaba una entrevista estremecedora revelando detalles de la desgarradora experiencia de supervivencia.

La joven, madre de dos pequeños, hoy lucha no solo con el dolor de haber perdido a su madre y hermano, debe contener a sus hijos, en la misma casa donde todo sucedía, donde en un ataque desenfrenado de su ex, era cruelmente herida ella, moría su madre y también uno de sus hermanos. Yohana Castro es un símbolo de fuerza y vulnerabilidad a la misma vez, pues pese a su gran fortaleza frente al dolor, hoy se encuentra a la buena de Dios frente a un estado que al menos debería protegerla.

Hoy tras haber superado el golpe atroz de dos impactos de bala que la hicieron soportar meses de internación, donde debió volver a aprender a hablar, pues las lesiones le provocaron deber contar con respirador artificial durante semanas. Hoy lucha por salir adelante, a fuerza de voluntad, de la propia ayuda de su padre, de sus hermanos y cuñado, y algunos amigos que colaboran.

Yohana debe viajar a Córdoba para continuar con las terapias, donde además necesita la asistencia de medicación de alto costo, remedios que la mayoría de las veces debe costear por su propia cuenta cuando el Hospital público no cuenta con los mismos. La situación económica de su familia no es menos complicada, su Padre, quien quedará viudo en la masacre cometida por Cortez, es jornalero, donde su remuneración no es suficiente, pero pese a ello, debe contener al grupo, puesto que Yohano no puede trabajar.

 Ante la consulta de, sí recibe algún tipo de ayuda económica, Yohana fue tajante, no recibo ninguna ayuda de ningún gobierno, ni municipal, ni provincial, tuvimos que ir nosotros a hablar al Centro de Desarrollo del Oeste con las autoridades del mismo. Quienes, recién ahora empezaron un trámite para que podamos recibir una especie de subsidio por única vez suponemos.

Pese a que la noticia fue tapa provincial por el nivel de saña y catástrofe, debieron pasar 3 meses desde el ataque, se debió recuperar y recibir el alta Yohana Castro, y debió presentarse ella con su alma, para tramitar una ayuda. Yohana, es una sobreviviente del horror más cruel que la sociedad pueda llegar a manifestar, los casos de violencia de género son noticias, son estadísticas y números, pero tras ellos, está la vida de esta joven madre que necesita ser contenida.

Tiene dos hijos, no cobra ningún tipo de asignación, no puede esperar más, qué más debe padecer para que ese estado Benefactor que debió velar por seguridad no lo hizo, muy por el contrario liberaba a un violento que lejos de agredir como lo había hecho antes, esta vez fue por lo peor. Aquí sin duda fallaron todos los protocolos, y siguen faltando a la asistencia a las víctimas de la familia Castro, que triste vivir en un lugar que lejos de ser el paraíso, nos convierte en rehenes de un estado parasito que por lo único que se mueve es solo, por política y un voto.

Pese a que en nuestro país, recién este año el estado nacional aprobaba la famosa ley Brisa, la cual se sancionó a fuerza de sangre y muerte de tantas víctimas. Esta ley que brinda una especie de pensión a los hijos de víctimas de feminicidio, o por la muerte de uno de los progenitores en manos de uno de ellos, está ley no protege a Yohana.

No lo hace, porque ella vive, que ironía más cruel, cuántas penurias más debe pasar Yohana o cualquier habitante del Valle de Traslasierra para que los Señores Legisladores, tanto provinciales como nacionales se iluminen y trabajen en la contención de las víctimas. Aquí nada es suficiente, ni la desaparición de Marisol Rearte y su Hija Luz Morena Oliva, ni Silvia Gloria Gallardo, ni Delia Gerónimo Polijo, ni tantas otras mujeres víctimas del flagelo de la violencia.

Señores, ustedes están a tiempo, siempre hay tiempo para pensar y sentir, abandonen un poco el poder del cobijo de sus despachos, caminen la misma tierra de los mortales comunes que sentimos y padecemos su flaca condescendencia. Yohana Castro no debe ser solo una historia periodística, debe ser símbolo y punto de inflexión, de cómo todos trabajemos para mejorar y sanar como sociedad, pero no se trata de una iluminación nomas, se trata de trabajo, convicción y determinación de todos.-

Fuente: Cadena Mediterránea